Dirigibles a radiocontrol

Cuando vemos a alguien con un mando de dos palancas y una antena similar a las de las radios, alzando la vista al cielo, esperamos ver, cuando miramos hacia arriba, una imitación, más o menos fidedigna, y más o menos veloz, de un avión. No un dirigible a radiocontrol.

Por suerte, a veces la vida nos sorprende. Donde creíamos que íbamos a disfrutar de un looping, de una barrena o de un picado, nos encontramos con un pepino flotante. Así. Sin más. No deja de ser curiosa, en todo caso, la fascinación que sobre nosotros ejercen los dirigibles.

Dirigibles a radiocontrol: recuerdos en blanco y negro

Quien más quien menos conserva el recuerdo del documento visual, en blanco y negro, del Hindenburg y su incendio. Y lo saca a pasear cuando ve uno de estos pequeños pilotados a distancia.

Pero el uso más habitual de estos modelos, o al menos el que ha popularizado la televisión en España es el de soporte publicitario: durante un tiempo, ha sido frecuente ver, en las canchas deportivas, un dirigible, de un par de metros de longitud, flotando, durante el descanso, sobre el público y difundiendo su mensaje.

Sea como pasatiempo para una muy tranquila tarde, o sea como cartel volador, el manejo de los dirigibles a radiocontrol, tranquilo y relativamente fácil, se recomienda tanto para un lego que desee iniciarse en este hobby sin grandes sobresaltos como para un veterano que desee probar una forma diferente y bonita de volar.

Perfecto, seas lego o veterano

La lentitud de las maniobras y de reacción de la máquina suponen un seguro para un novato que precisa unas décimas, cuando no unos segundos, para decidir qué hacer y no romper la maqueta. El veterano, por su parte, obtendrá la satisfacción de explorar posibilidades de vuelo distintas de las que ofrecen modelos más cercanos al avión moderno y aun al reactor de combate.

Para unos y para otros, con uno u otro fin y en uno u otro entorno, el dirigible es una experiencia que un aeromodelista debería probar al menos una vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.