Cómo elegir tu coche radiocontrol

Elegir un coche radiocontrol no es algo fácil. La decisión ha de conllevar pensar en muchos factores que están al margen de que el modelo te pueda gustar o no, o el hecho de que esté dentro de tus posibilidades de presupuesto para comprarlo.

Tener un coche radiocontrol es algo que atrae a mucha gente, sobre todo si se suele ser amante de coches ya que sienten, al conducir aunque sea mediante radiocontrol, esa pasión que no pueden tener al no disponer del coche real. Pero la elección se ha de regir en base a varios factores como son:

Motor. En el mercado actual tienes dos tipos de motores: los motores térmicos, también llamados motores glow; y los motores eléctricos.

Los motores térmicos son de dos tiempos, lo normal, aunque en algunos casos tambien tienes de cuatro tiempos. Usan combustible de metanol, aceite y nitrometano y funcionan como una moto pequeña de dos tiempos.

Por su parte, los motores térmicos hacen más ruido y necesitan al menos de dos baterías ya que se le pueden agotar pronto y, mientras una está puesta, la otra puede estar cargando para no perder así la diversión que se tenga.

Tipo de terreno. Has de pensar bien en dónde vas a disfrutar de tu coche radiocontrol, si será en tierra o en asfalto.

Para la tierra lo mejor son los todo terreno por su altura con el suelo y la suspensión que tienen. Los de asfalto, sin embargo, necesitan un lugar luso para conducirlos y que no se deterioren demasiado rápido.

Tipo de tracción. Podrás elegir entre tracción a las cuatro ruedas (el 4×4) o una tracción trasera 4×2. Los 4×4 son más fáciles de conducir pero también son más caros.

En base a todo esto seguro que puedes tomar una mejor decisión a la hora de hacerte con uno de ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.